5 DE ENERO

Día mágico, al menos para los que se pueden permitir el lujo de mantener a ese niño que llevan dentro y dejarle salir a flote de vez en cuando, cada vez en menos ocasiones como va el mundo, pero quizás no importe tanto cantidad como calidad.
Hoy es un día que algunos nos merecemos, quizás por haber sido buenos todo el año o quizás por nuestro gran talento a la hora de falsificar las notas de nuestra vida, eso importa tan bien poco, a veces el efecto es más importante que la causa como en determinadas excepciones el fin pude justificar ciertos medios.
No es un día para los que perdieron la magia, ni un día para los que jamás la tuvieron, es un día para mantener viva la llama del anhelo, la cúspide de cualquier deseo, que no es el tener o el poseer, sino el sentimiento de esperanza que es prologo de su propia muerte, por que mañana todo habrá desaparecido ante la certeza del regalo material.
No es un día para los ansiosos o egoístas, que desean que pase rápido para tener sus manos llenas de algo tan frágil y perecedero como el plástico, los circuitos, la tela o la vil moneda.
El auténtico día de Reyes es hoy, hoy es el día en el que la esperanza inundó el corazón de, según cuenta la tradición, el corazón de tres Reyes para partir en busca de ella y poder ofrecerle sus respetos con tres regalo simbólicos que me permito el lujo de interpretar; el oro como la riqueza del momento, del presente, el incienso como la ofrenda a un dios que no es otra que dar gracias por tener la oportunidad de ciertos momentos y la mirra el ungüento embalsamador de la muerte para recordar que todo muere incluso el presente.
Disfrutar de este día, de este momento a sabiendas de que no habrá otro igual en nuestra vida es disfrutar de ser un niño, es disfrutar de la magia no del ilusionismo, porque tener ilusión nunca significó ser iluso.
A todos los que aun siguen siendo niños, a los que valoran más la sonrisa de sus seres queridos antes que la suya propia, a los que tienen el corazón lleno de cosas que dar sin esperar con ello un intercambio, a los que pueden vivir este día sin la necesidad de recurrir a la tradición cristiana pero participando de ella con el mismo valor, a los que creen que los buenos sentimiento no tienen copyright… feliz día, que disfrutéis de este instante de ilusión y que mañana podáis ver en los ojos de vuestros seres queridos ese momento de felicidad que podréis sentir reflejados en los vuestros, y que sin lugar a dudas, será vuestro mejor regalo de reyes.

4 comentarios :

  1. PAKY dijo...

    Gracias por lo que a mi me toca,pues tienes razón que en este día espera una con más ansias el ver la cara de tus seres queridos abriendo los regalitos y comprobar que ha valido la pena "comerte el tarro" pensando en qué es lo que más les gustaría... pues en este día, hay quienes aún pensamos que, mientras vemos la cabalgata y luego volvemos, como los reyes son magos, les habrá dado tiempo de sobra de dejar los regalitos en casa... ¡FELIZ DÍA DE REYES para todos los niños/as (y no tan niños) del mundo! (no olvidéis que tenéis que acostaros temprano, limpiar los zapatos, y dejar la copita de anis, los dulces y el agua para los camellos...)

  2. Moïra dijo...

    Un dia hablando contigo, recuerdo que comparamos la manera de celebrar este día. Curiosamente este año, en mi casa, hay regalos para todos. NO grandes regalos, pero suficientemente importantes para sonreir al abrir el papel. Yo me pedí dos libros de Balzac, y Teo, a los reyes de mis padres, les pidió tambien dos libros. En fin, lo que quiero decir, esque hacía muchos años que no esperábamos ilusionados este día, y tal vez sea, porque últimamente me esté portando bien, no?

    Disfrutad, y que la sonrisa de hoy se quede congelada para todo el año.

  3. where you come from!