Eva y Adán

Cuenta un libro que primero Dios creó al hombre y viendo que ninguna de las bestias era buena compañía para él, creó a la mujer. También habla de un pecado y de su castigo, de vergüenza y de dolor, de sufrimiento y de justicia y de un todopoderoso Dios. Pero, ese libro no habla de amor, del amor fiel, el amor del primer hombre hacia la primera mujer, un amor recíproco que Dios no quiso comprender.
Pues bien, esta historia trata de eso, del amor, pero ante todo de la perfección, o sea, a mi entender, de la criatura que da valor al amor, la mujer.
Secadal de belleza era el Paraíso, Adán pensativo soñaba despierto, lo tenía todo, pero nada poseía, la felicidad de su rostro no emergía, entonces Dios le preguntó:
- Adán, hijo mío, .cuál es la causa de tu dolor?
- Señor, siento que algo me falta.- Respondió.
- Acaso, ¿no te lo he dado todo?.- Dijo Dios.
- Si, mi Señor, pero...en mi interior, algo grita, y su sonido inunda mi ser, es una voz que me habla de una hermosura que no puedo ver, mis ojos están cerrados, la soledad me ha encadenado.- Cabizbajo hablo Adán con el espíritu atormentado.
- Bien, entonces haré carne esa voz y la llamar mujer.
Pero no pudo Dios sacar toda esa voz, aun así, a lo poco que en el hombre quedó Él le quiso poner nombre y Conciencia la llamó.. Mientras tanto, nuestro Adán por primera vez, mirando a Eva, que así se llamó, conoció la felicidad y algo superior a Dios, algo que llamó amor, según él, a Adán me refiero, era Eva, la mujer, la fuente de su alma, vertedora de querer.
Pero ella no solo era dulce, resplandeciente y hermosa, también era inteligente, sincera y, ¿por qué no?, un poco orgullosa. Fue entonces cuando Dios pensó,
que tan hábil obra maestra podría quitarle a su seguidor, así que ni corto ni perezoso, del Paraíso la echó.
Adán entonces pensó que sin la mujer y por lo tanto sin el amor, de nuevo aparecería el dolor, así que como es normal en el hombre desde entonces tras la mujer corrió, eligiendo el dictamen de su corazón por encima de las órdenes de su Dios.
Y Dios enfadado la emprendió con el primer animal que pasó por su lado, una culebra arrastrada que iba comiéndose una manzana, así que, amigo lector, quieras o no, la mujer, si, ella, para el hombre está muy por encima de Dios.
Y para esta historia acabar, quisiera unas palabras de Mark Twain citar:
“El Paraíso era Eva, por lo menos para Adán”.
________________________________
Y recuerda puedes leer mas relatos en mi libro de libre distribución Al otro lado del espejo, lo encontrarás a la derecha de este blog, en pdf.

6 comentarios :

  1. PAKY dijo...

    ¡¡Anda, qué chula la historia!!Si ya lo dice la frase: el amor mueve montañas, y creo que Adán fue el primer vestigio de ser laico, jajajajaja.... besitos

  2. Saludos y buen puñado de historias.No hay nada como la biblía para inspirarse en sus relatos incompletos para crear otras nuevas historias.Hay muchos pasajes que pueden dar de mucho si a guionistas y contadores de historias.Yo llevo tiempo pensando que un buen relato podría ser el de los 3 dias que Jesus descendió entre los muertos,según la cita biblica,para posteriormente resucitar de entre ellos.3 dias incompletos y que podrian reinventarse en escenas tecleadas,en paginas y tinta.Seguro que podrian encontrarse muchas otras.

    Saludos.

  3. contar dijo...

    una historia muy bonita aunque quizás no este de acuerdo en algún punto.jajaja
    un abrazo

  4. Pues a mi me encanta la historia, y desde hoy ya me cae mejor Adán.....un besito Migue, dentro de un ratito me voy a ver a Chomi (Ascensión) y le daré las cositas que me diste para ella. Feliz fin de semana.

  5. :) si es que tira mas Eva que una carreta...
    gracias por vuestros comentarios.

  6. Anónimo dijo...

    Hola, hola no sabía de tu vena escritora y poética. Ya somos dos, ja, ja. Buen historia, en cuanto tenga tiempo me leo el resto. Sigue escribiendo. Maria