Crónicas de un tonto en Feria.

Estamos en crisis, vaya… ¿ha llegado tarde este titular?, ¿es que me da por escribir siempre de cosas pasadas de moda? ¿Debería de ver más televisión?
Rebusco en mis bolsillos, entre un par de botones y una pelusa encuentro la suficiente calderilla, aunque me faltan diez céntimos para tomarme un café, un café del pueblo, de esos que vale 1´30 €. Eso si, un buen café, bien cargado, bien servido y con la compañía de un profesional de la barra, para beber café más barato (1,20€) aguado, mal servido y con cuchara sucia ya tengo muchos bares en mi ciudad (de hecho la mayoría), prefiero rebuscar esos diez céntimos faltantes por cualquier rincón de mis cajones, en esos que suelo echar calderilla en los buenos tiempos para tomar café en los malos. Y mira que ha habido cantidad de malos tiempos en estos últimos 33 años que aun me sorprende encontrar alguna moneda escondida.
Mientras tomo café en mi segunda casa (ocurre eso cuando frecuentas demasiado un sitio y para postre caes bien), no puedo evitar ni quiero, oír las conversaciones ajenas, deporte éste que practico entre semana y que me hace sentirme más de aquí.
Hoy toca hablar de feria, de bailar y cantar, de feos carteles (y el que diga que es bonito es amigo o familiar del que lo ha confeccionado, lo he comprobado) y de gastos extras.
¿Crisis? Se menciona de pasada, la crisis se deja para el martes, pero estos días, joder hay que disfrutarlos, hay que desconectar de los problemas de falta de dinero…. gastando aun más. Hay que ponerse contento con rebujitos, finos y pimientos fritos, pinchitos o carne de gato, bailando sevillanas, ¡que estamos en feria!
Y según mis conferenciantes de al lado de la barra, es que nosotros somos así, no nos perdemos una, aunque lleguemos tarde. Y Pedro siempre tendrá tiempo antes que llegue el lobo para una copita más. Pobre lobo, siempre sufriendo mas retrasos que cualquier vuelo en clase turista, o como decimos aquí; encima de puta apaleá.
Y ésta puta, perdón, lobo, se llama crisis, y por lo visto solo importa cuando sale en las noticias, o en manifestaciones, perfecta excusa para las copitas y hacer el cafre (otro deporte típico de por aquí, lo de hacer el cafre en manifestaciones). Y luego dice Zapatero que la crisis se ha estabilizado, pues coño, en lo de el café a 80 céntimos la cagó pero en eso del estancamiento de la crisis, al menos en mi tierra ha acertado de lleno, o como mínimo hasta que llegue la próxima fiesta.
Y algunos se quejan del paro, de la vivienda, de que no tienen un euro o de que el futuro cada vez parece más negro… y es que siempre hay algún tonto que no le gusta la feria.

6 comentarios :

  1. PAKY dijo...

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el cartel es feo de coj....!!! al igual que la feria de ahí, simulacro mal hecho de cualquier callejón del real de la feria de Sevilla, que tampoco me gusta...la crisis en España siempre se ha arreglado de una forma: APARENTANDO no sufrirla aunque tengas que hincharte a sopitas de avecrem, qué mejor dieta, para que gastar en Nature House??? pero el vino y la fiesta que no falte, amo, pa que después digan que esto no es el país del Lazarillo!! ;)

  2. Oscuridad ... el cartel es feo de narices ... eso sí, un gran homenaje a Mister Obama con tanta barra azul y roja :)
    Somos el país de la fiesta y la pandereta ... en cualquier rincón se celebra una ... y si dura semana y media (o dos), mejor que mejor.

  3. Es Impresionante tu perfil. En serio.

  4. Moïra dijo...

    sí, es feo...mu feo!

    ejjeje!

  5. Ime dijo...

    El cartel e pa quemar lo.

  6. Manolo dijo...

    Con la crisis pasa como con las epidemias.

    El que no pilla la gripe tiene la sensación de que no existe tal enfermedad.

    La crisis la padece el que se queda sin trabajo. El resto se pregunta: ¿Crisis? ¿Qué crisis?
    Un saludo