Una mierda de post

Estaba yo realizando ese acto vil que tantas complicaciones me trae, vamos, pensando, y de buenas a primeras, sin querer yo remediarlo demasiado, se me cuelan ideas raras en mi cabeza, como siempre insanas, soeces y malsonantes. Y como discreto que soy no las cuento, pero si las escribo, de forma clara pero bajito, no vaya a ser que algún día alguien me lea y le transmita con algunas de mis vulgares letras ese virus tan mortal que convierte lo pasable en pensamiento. Vamos lo que necesita el mundo, mas imbéciles buscando imposibles y sembrando con sus cotilleos la discordia en el raciocinio.
A lo que iba, que no vengo, por que el plato me gusta caliente, meditaban mis dedos sobre la curiosa naturaleza que tenemos algunos que siempre vamos rondando los bares en busca de un buen café, una buena birra o una revolución sin bajas. Que bueno eso de tener blog, dónde hablar del vecino, del alcalde, de nuestros insípidos y cursis sentimientos o de cómo, antaño, nos las cascábamos con el catálogo del Venca, a falta de Internet. O de como han cambiado los fumacolillas a selectos críticos de cannabis, vamos todo un logro esto de la tecnología.
Ya no escondemos nuestra cobardía en un mísero cuaderno de cuadritos, ahora tenemos un blog dónde volcamos nuestros pensamientos mas ingeniosos, como aquel de “quisiera ser mosquito y entrar en tu habitación”, o “mas vale vivir con Adsl que con wifi sin cobertura”… hay que ver lo pringaos que somos, y lo pringao que son quienes nos leen.
No me imagino a la mayoría, siempre cuidando sus letras, como sus palabras, con tal de resultar amables, como los poetas de hoy, que con tantas flores adornan su propia mierda para que otros las huelan. Que crueles son mis pensamientos, menos mal que nadie los escucha, y menos mal que no escucho yo a nadie, buenas orejeras me pusieron de niño cuando me dijeron “tú, observa, escucha y calla” que lo mismo aprendes cosas. Y joder, si uno aprende, lastima que se olviden tan pronto la teoría, y lastima de apuntes perdidos de un curso a otro.
Ahhhhh, como quema, ¿no lo sienten?... es como un vapor in crescendo desde las arterias hasta la epidermis, que te hace saltar en el mismo sitio, que te hace morderte los labios y apretar los puños… ya no se si es alergia a tanta hipocresía cobarde o solo el colesterol muy alto.
Si, cuando jode la impotencia, lo hace domo D&G, dura y grande menos mal que tenemos la viagra de nuestro blog, para que nos devuelva la virilidad perdida como buenos hombres que somos de acción (eso debe de ser como el zen)…
Y aun se extrañan que los americanos la líen a tiros por cualquier cosa, cualquier día cojo el tirachinas …. y la lío.
Y que me perdonen las chinas.

PD.-Si bueno, una mierda de post, ¿y qué? Tenía un retorcijón y no había un váter cerca.

5 comentarios :

  1. PAKY dijo...

    A partir de ahora te voy a tener que prohibir que entres a los blogs de miniaturistas eh????
    por cierto,¡qué raro huele, no???
    ;P

  2. Y a mi que me ha parecido original el post ... debe ser mi faceta de pringadilla :D

  3. Ime dijo...

    Po a mi también, me parece bastante original.

  4. Manolo dijo...

    Sincéramente no lo he entendido. Probáblemente soy uno de esos imbéciles de los que habla. Quizá soy muy zopenco, pero no lo he pillado.

    Un saludo

  5. Amigo Manolo, solo es una necesidad fisiológica que tengo a veces. El contacto humano y el cibernético hace de vez en cuando que se me suelte el vientre o la boca, que al fin y al cabo viene a ser lo mismo a la hora de evacuar...
    Los que me conocen o leen desde hace mas tiempo ya están acostumbrados a mi incontinencia.