?

Mi nombre importa tan poco como mi verdadero rostro, aun así soy más conocido por mi cara que por mis ideas, por que ésta no puedo callarla ni mis ideas lavarlas. Tengo una mente sucia, empañada por mil gases tóxicos, soy consciente en cada momento de mis actos más inconscientes, y eso me tortura.
Vivo torturado por mí mismo, por todo aquello que se que puedo y que no puedo hacer. Yo mismo construí mis leyes con los andrajos de una moda pasada, con la sinceridad de esconder siempre la mentira. Y eso además de ser una tortura, jode.
Quiero cambiar el mundo y aprendí hace tiempo que el mundo empieza en mí y en consecuencia termina en ti para, a la vez, volver a empezar. Soy la catarsis del efecto mariposa. Y mi religión se mide en quantos.
Soñé de niño con el futuro y ahora queda atrás, vivo más allá de lo que mi visión puede ver, y aun así aun no estoy ciego.
Me suicido cada día para poder sentirme vivo, con cada muerte soy aun mas consciente de la vida y con cada derrota veo más cercana la victoria.
Cada sorbo de aire lo exhalo de distinta forma, porque no hay un latido igual a otro en mi corazón, sin embargo no tengo certeza sobre mi y pese a decir siempre la verdad no digo mas que mentiras.
Soy la máscara que se olvido un actor en su camerino, y a la vez soy el público abucheador de una función que no termina de enganchar.
Soy el premio para los no premiados, y la medalla para el último lugar, soy la fea con quien bailas cuando todas las demás han elegido pareja.
El enemigo que jamás te abandonará, el buen samaritano que te niega agua para que seas más fuerte. Soy el pueblo que has olvidado y que sirve de abrigo a tu elocuente discurso. Valhala de cobardes, deseo de no desear e infierno protector.
Soy tan real que no puedes verme, y tan veraz que nadie me confirma, soy el final de cualquier infinito, la entropía de la consecuencia, el karma de no hacer nada.
Me ves en cualquier sitio pero eres ciego a mí, y mi sombra esta en cualquier luz.
Me hayas cada vez que no me buscas y cuando intentas encontrarme no consigues dar conmigo.
Vivo para permitir que tú sigas muriendo y muero cada vez que tú deseas vivir.
A veces me enmudeces con miedo y mil veces me llamarás antes de tener valor de llamarme.
No soy tú aunque tú si eres yo.
Soy lo que soy por que no soy más que aquello que soy, que no es otra cosa que aquello que podría ser.
¿Dudas?
Entonces ya sabes cual es mi nombre.
O no…

3 comentarios :

  1. Anónimo dijo...

    Eres!

    íBeRa

  2. PAKY dijo...

    jejejejeje, ¡yo lo seeeee....!

  3. Manoli dijo...

    vaya'¡¡¡¡ se me borró lo que te habia escrito.
    bueno, te he conocido en amigos free...aunque mas bien deberia haber una pagina para nosotros los freeeekiiis jajjaja...
    Solo quiero decirte que aplaudo tu valor por escribir todo lo que tienes que decir, y explicarte tan bien, como para poder ser comprendido ..
    Admiro las personas que son capaces de expresar sus emociones, sentimientos y pensamientos..ojala hubiera mas asi,,el mundoy la vida (como tu dices) seria mas facil...pero creo que falta autoestima...no se les puede culpar por ello...fue parte de su educacion, y de eso , nadie tiene culpa.Solo se puede tener paciencia y esperar a que ellos mismos (y me incluyo yo ,si alguna vez no dije lo que debiera)empiecen su autoobservacion para emprender una vida mas autonoma y libre. Un saludo y Felicidades¡¡¡¡